lunes, 9 de mayo de 2011

Afortunada

Duermo entre los brazos
del hombre que me ama.

Siento al sol como las aves,
el mar, los ríos, las montañas.

No existe el paraíso
si despierto.

No existe el amor,
que no comparto.

Por eso necesito
meterme en tu cama,
unir tu pecho con mi espalda
y oír cuando respiras
cerquita de mi cuello.


Sinda Miranda

3 comentarios:

E. Martí dijo...

Qué dulces palabras de amor... Como tú, amiga.
Bs

Perfecto dijo...

Entrañable. Hay perfume a felicidad. Me alegro.

Besos.

Suemili dijo...

Me llego!! Tiernas y cálidas palabras!!